martes, 1 de octubre de 2013

¿Por qué no sois más cañeras?


Muchas veces nos preguntan por qué no somos más cañeras, por qué no utilizamos el blog como vehículo para denunciar esas malas prácticas que vemos o nos cuentan. Ya sabes, todo el mundo tiene un amigo al que su primo le ha contado de primera mano un montón de barbaridades en la administración.

Las dos somos suficientemente inconscientes para hacer algo así sin utilizar seudónimos, y sin embargo desde el principio optamos por no hacerlo.

Hay muchos motivos para ello, o al menos nosotras los encontramos. Uno de ellos es que no queremos afianzar esa idea de que la administración es un desastre, un pozo sin fondo de ineficiencia y abuso. Sencillamente, eso no es cierto. Hay malos funcionamientos sí, y también vocación de servicio, sentido del valor de lo común y una absoluta mayoría de personas que quieren hacer bien su trabajo.

Otro motivo importante es que somos... ¿ambiciosas? El objetivo de los que nos movemos en este mundo de la innovación en la AAPP, no es sólo limar los desajustes de la estructura actual, es darle la vuelta por completo. Los principios de la administración están basados en unos cimientos que hoy ya no son suficientes y la búsqueda de nuevos caminos es una tarea apasionante.

Pero incluso, por encima de eso, la principal razón es que nos gusta construir.

Este blog nació con una filosofía, la de ser un reflejo de nuestro propio aprendizaje como componentes de la administración. En él vamos recogiendo lecturas que nos han resultado especialmente llamativas, opiniones sobre acontecimientos públicos con impacto social o simplemente reflexiones sobre situaciones del día a día. A menudo hemos publicado como continuación de una conversación que nos ha abierto a nuevas ideas. En cualquier caso, siempre es algo que nos apetece contar porque nos ha hecho pensar... y sobre todo crecer.

Esta es la forma de pensar y hacer de los que componemos eso que se llama la blogosfera pública y que hacemos cosas como proponer transparencia ante la corrupción, propiciar la colaboración para romper silos institucionales o buscar la participación del ciudadano para recuperar el sentido de nuestro trabajo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada